La Web del Azafrán de Teruel
 
Documentos
Imagenes

 

 

Principal > Documentación > Cultivo del Azafrán en Teruel > Ambiente de Producción Controlado

 

EXCMA. DIPUTACION PROVINCIAL

SERVICIOS AGROPECUARIOS

TERUEL

 

PRODUCCION DE AZAFRAN EN AMBIENTE COENTROLADO

 

Introducción

 

El cultivo del azafrán en condiciones ambientales controladas, permite la obtención de flores de esta planta, a voluntad, durante un periodo de tiempo que abarca desde mediados de octubre a primeros de febrero, sin mermas significativas de producción. En esencia, el proceso consiste en influir sobre los factores ambientales que inciden sobre el ciclo de desarrollo de la planta, en particular sobre el estado de "dormición", acortando o acelerando este estado fisiológico.

 

En condiciones naturales, el cormo de azafrán, coincidiendo con el incremento de la temperatura ambiental por encima de 17 º C y una vez completado el proceso de "ahijamiento", es decir división vegetativa (lo que viene a ocurrir a mediados de mayo) entra en un estado de aparente letargo fisiológico conocido como dormición, en el cual no hay indicios de actividad giberélica, permaneciendo quiescentes las yemas de los nuevos cormos.

 

Hacia finales de julio o primeros de agosto y muy lentamente, comienza a detectarse nuevamente actividad giberélica y empieza la diferenciación foliar y floral en las yemas, que continua hasta finales de septiembre, completándose la formación de las anteras a finales de octubre y estando dispuesta la planta para la floración, que tiene lugar (dependiendo de las condiciones ambientales) entre finales de octubre y mediados de noviembre, con temperaturas ambientales medias en torno a los 10 º C.

 

Un hecho a destacar es el de que la planta de azafrán es indiferente a la longitud del fotoperiodo, por lo que se refiere a las exigencias lumínicas para la floración.

 

Conocido el ciclo biológico de la planta y las condiciones ambientales que influyen sobre el mismo; res posible su alteración (hasta cierto punto) con objeto de adelantar o retrasar la floración, entre mes y medio y dos meses, alargando de este modo el periodo de floración, desde quince días aproximadamente (cuando se cultiva extensivamente) hasta cuatro meses si se hace en ambiente controlado.

 

De este modo, es posible obtener la producción de rosas de azafrán que proporcionan, por ejemplo, 4.500 kgs. De cormos (el equivalente a una hectárea de cultivo extensivo) y que al "aire libre" florecen en unos quince días (con el elevado coste que ello supone en mano de obra) de una forma escalonada y con producciones diarias, durante un periodo de cuatro meses y con un mínimo de mano de obra (2 operarios.

 

Descripción del proceso

 

Tras la experiencia obtenida por los Servicios Agropecuarios de la Excma. Diputación Provincial de Teruel, después de varios años de investigación sobre el particular, puede decirse que el material e instalaciones que se precisan par a llevar a cabo el proceso de obtención de flores de azafrán en ambiente controlado es el siguiente:

 

- Cajoneras de madera o plástico de 75 x 50 cm . (aproximadamente), apilables, con suficiente fondo (10- 15 cm ) para permitir la plantación de los cormos y “suelo” perforado para facilitar el drenaje y la aireación . Lógicamente el número de cajoneras necesarias estará en función de la cantidad de cormos a tratar y debe tenerse en cuenta, al respecto, que en cada cajonera pueden colocarse unos 10 kgs. de bulbos, para su conservación en las cámaras de tratamiento térmico.

 

- Dos cámaras de tratamiento térmico y humedad controlada, cuyas dimensiones vendrán dadas por la cantidad de cormos a tratar . Una de las cámaras deberá mantenerse a una temperatura entre 28º y 30º C y la otra entre 12º y 14º C en ambas, la humedad ambiental ha de ser de un 70-75 %.

 

- Una sala de floración con iluminación natural suficiente, y mantenida a una temperatura de 15º C.

 

- No es necesario un invernadero.

 

El proceso de producción controlada es el siguiente:

 

Hacia primeros del mes de junio y una vez completado el “ahijamiento”, se recolectan los cormos de la parcela de azafrán de cuatro años, que se va a levantar por haber completado su ciclo productivo.

 

Estos cromos, una vez limpios de las hojas envolventes (camisas), se someten a un tratamiento preventivo contra Rhizoctonia y Sclerotinia, mediante inmersión en una solución de Benomilo, Captan, Tiabendazol u otro fungicida de amplio espectro. Tras el tratamiento, se ponen a secar a una temperatura de 24º C, durante 4 a 6 días.

 

Secos los cormos, se colocan en las cajoneras y se introducen en la cámara de 30º C, en la cual permanecerán hasta su paso a la cámara de 13ºC . Evidentemente, debe renovarse el aire de las cámaras, mediante la instalación en las mismas de un equipo de ventilación adecuado.

 

La época mas adecuada para introducir los cormos en cámara a 30º C, es a primeros de julio, pudiendo permanecer en ésta hasta cuatro o cuatro meses y medio, sin merma de capacidad productiva. Si la conservación en esta cámara se prolonga más allá del periodo de tiempo indicado, la producción va disminuyendo proporcionalmente al tiempo de conservación.

 

Esto es así, porque a temperatura elevada se acelera la hidrólisis del almidón por la acción de amilasas y fosforilasas y la disponibilidad para el crecimiento de los órganos vegetativos. Sin embargo, una excesiva conservación a elevada temperatura, determina la exudación de la glucosa, con la consiguiente reabsorción de los órganos vegetativos.

 

Llegados a este punto, es preciso esperar hasta mediados de agosto para pasar el primer lote de cormos a la cámara de 13º C, en donde permanecerán alrededor de seis semanas. Durante este tiempo se acelera la inducción para el crecimiento y la diferenciación floral. Lógicamente, escalonando la introducción de los lotes de cormos en la cámara de 13º C, conseguiremos un escalonamiento de la floración. Si la introducción de los lotes se hace con periodicidad semanal, la producción de flores de azafrán, será diaria desde primeros de octubre hasta primeros de febrero.

 

Cuando el periodo de almacenamiento de los cormos en la cámara de 30º C, es largo (a partir de los cuatro meses), la conservación de la cámara de 13º C ha de ser menor (del orden de quince días ). Una vez que se observa en los cormos un aceleramiento en el crecimiento del tallo floral, debe procederse a sacar los mismos de la cámara de 13º C, pues es el momento adecuado para su plantación.

 

La plantación se realiza en cajoneras similares a las utilizadas para el almacenamiento, en las que puede utilizarse como soporte para los cormos, una mezcla de tierra y turba a partes iguales.

 

Convenientemente colocadas las cajoneras, en una sala con iluminación natural y a una temperatura constante de 16º C, los cormos comienzan a florecer entre los siete y diez días desde su plantación.

 

Teruel, a 9 de febrero de 1998

EL JEFE DEL SERVICIO.- Fdo. Rogelio Castaño Marqués