Perspectiva de futuro del Azafrán
 
Documentos
Imagenes

principal -> documentos -> cultivo en teruel -> perspectiva de futuro

 

 

 

EL AZAFRAN: UNA PERSPECTIVA EN EL FUTURO PARA LA COMARCAL DE JILOLCA

Propuesta de trabajo presentada por el Ingeniero Técnico P. Zuriaga en el año 1982

El azafrán, cultivo tradicional en algunas comarcas de la Provincia , y única fuente de liquidez monetaria hasta hace poco para muchas familias, se enfrenta, cuando parecía tener el horizonte abierto (cierre de la Remolachera de Santa Eulalia), ante unos problemas de producción que están limitando su superficie y cultivo.

Los problemas que están llevando al abandono paulatino de su cultivo podemos cifrarlos en:

•  De tipo climático: La sequía de los últimos años impide de hecho la plantación en secano, típica de la zona.

•  De tipo económico: Los precios por kilo vienen descendiendo de forma continua, estando en la actualidad aproximadamente en las 60.000 pts/kg.

•  De tipo productivo: Parece claro que el azafrán en nuestra zona produce cada vez menos. El empleo continuado de la misma semilla ha producido una "degeneración" de la misma, por lo que la producción de azafrán seco por Hectárea ha ido bajando hasta situarse en 8 kg/Ha como media para la provincia. Si tenemos en cuenta que en artículos procedentes de Grecia e Italia de principios de siglo se citan producciones de 80 y 90 kg/Ha parece claro que los 8 kg/Ha actuales son ciertamente ridículos.

•  De tipo sanitario: La presencia de numerosos hongos, sobre todo Rizocthonia, determina la destrucción del cultivo en pocos años o en su caso destruye el cultivo en porcentajes que van hasta el 50 % de la superficie ocupada. Las posibilidades, al menos teóricas, que ofrece el cultivo son importantes,. Si conseguimos elevar las producciones, a la mitad de lo que potencialmente tiene, de hecho podríamos conseguir ingresos brutos de 2-2,5 millones de hectáreas lo que podría lleva al azafrán al primer lugar en el ranking de producción agraria. Para conseguir esto es necesario un plan de mejora del azafrán que debería desarrollar los siguientes puntos:

 

1.- Estudio nematológico. Esta Sección viene trabajando en el tema y se confirma la presencia de nematodos (de varios géneros) en hoja y bulbos. Sería necesario el estudio de especies y patogeneidad de las mismas por expertos en el tema. Se cuenta con el ofrecimiento del Dr., Bello, eminente nematólogo, director del Instituto de Edafología y Biología Vegetal de Madrid para efectuarlo cuando así se le pida y a través de un convenio.

 

2.- Estudio Virológico. En este momento no existe en el País conocimiento sobre virus en azafrán, ni trabajo alguno sobre el tema, sin embargo parece lógico que la progresiva degeneración y merma en las producciones tenga relación directa con este fenómeno. Estimo que el departamento de Virología del S.I.A. debería adoptar una línea de trabajo en azafrán que determinara si efectivamente hay problemas de este signo y su solución.

 

3.- Mejora genética. Conseguir bulbos uniformes de buen peso, que den varias flores y que estas sean de gran tamaño. Que la floración sea de lo más recogida en el tiempo para su posible mecanización y que aparezca siempre antes que la hoja, son problemas que evidentemente, debe solucionar la ingeniería genética. La labor del S.I.A. en este punto es imprescindible y desde luego el desarrollo del cultivo parte necesariamente de la mejora genética del mismo,.

 

4.- Prácticas culturales. Debe continuarse con los ensayos de abonado mineral tanto de fondo y localizado como en cobertera, puesto que el abonar solo con estiercol parece claro que no es recomendable. La desinfección de bulbos ya ha demostrado su conveniencia; la siguiente línea de trabajo debe ir encaminada a los tratamientos periódicos de hoja con fungicidas y nematocidas (cuando existan los problemas) sistémicos con prevención a la entrada de parásitos en hoja y bulbo. Otra línea de trabajo, es el empleo de inhibidores de brotación (no de floración) al objeto de conseguir la salida de "rosa limpia", esto es, sin hoja, ya que se hay que coger la flor entre numerosas hojas es penoso y cuesta mucho tiempo. El empleo de herbicidas prácticamente no se conoce en la región por lo que en los campos que no se efectúa ninguna labor, aparece, al final del ciclo, gran cantidad de malas hierbas,. Parece claro que establecen competencia tanto de agua como de nutrientes, en la época de crecimiento del bulbo. Se hace necesario efectuar los ensayos que determine qué herbicidas pueden emplearse.

 

5.- Mecanización: Ante la baja de precios en todos los mercados es evidente que la forma de rentabilizar el cultivo es abaratar los costes y siendo la mano de obra el 95 % de los mismos, se hace necesario desarrollar máquinas para la mayoría, si no todos, los procesos productivos. Se debería inventar o mejorar la siguiente maquinaria:

 

•  Plantadora de bulbos en líneas (sin caballón) para permitir el paso de tractores y otras máquinas.

•  Abonadora localizadora (múltiple) en profundidad a fin de incorporar el abono de fondo en las proximidades de las raíces.

•  Cosechadora de flores: Partiendo de siembra en líneas, floración uniforme, sin aparición de hojas podría recogerse la flor con máquinas palpadoras, neumáticas, de varias líneas ya que recogería al menos un 90 % de la misma.

•  También podría desarrollarse una máquina de corte con cuchillas confluyentes y una succionadora de aire para llevar las flores hacia la tolva de recogida.

 

El desbrizne parece por ahora la faena más costosa y de mas difícil mecanización, aunque el ingenio de algunos inventores parece haber solucionado algunos de los problemas, sin embargo en este campo podría adelantarse mucho si los ingenieros genéticos consiguieran (y no parece imposible) flores de pétalos mas pequeños y estigmas de más tamaño. Ello llevaría a un aumento lógico de la producción y a la posibilidad de mecanizar el "esbrizne" por medio de corrientes de aire y diferencias de peso.

 

Como conclusión a todo lo expuesto, pa4rece que nos encontramos ante un reto múltiple que puede significar, de resolverlo, una auténtica revolución en la economía de una amplia zona de nuestra provincia. Precisamente la zona que en la actualidad mas problemas padece (sequía, desaparición del cultivo de remolacha, etc)

 

Para conseguir los objetivos propuestos es necesario que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Montes tome conciencia de la gravedad de la situación en el Jiloca y zonas próximas (y no solo referente al azafrán) y dicte las normas para poder llevar a cabo, si es posible, este plan a efecto.

 

Pedro Zuriaga. Ingeniero Técnico de Sanidad Vegetal.